Vacaciones en Brasil: luego de la devaluación del real, impulsan rebajas para tentar a turistas argentinos

La devaluación del peso y las restricciones cambiarias no alcanzarían para poner un freno a los argentinos que cada temporada deciden pasar sus vacaciones en las playas Brasil. Según las agencias de turismo, el interés por los vuelos y paquetes para destinos brasileños para el próximo verano viene en ascenso y se mantiene en niveles similares a los del año pasado, a pesar de la situación económica local.

Brasil recibe cada año más de 6,6 millones de visitantes extranjeros con motivo de esparcimiento, de los cuales la gran mayoría —algo más del 37% de total— son argentinos. Según datos del Embratur, el ente de turismo del país vecino, el año pasado unos 2,5 millones de residentes pasaron sus vacaciones en Brasil, lo que los ubicó en el primer lugar entre los viajeros extranjeros. De lejos, los siguen los estadounidenses, con 8% del total y luego chilenos y paraguayos, con poco más del 5% cada uno.

Para Brasil la cantidad de argentinos que viajan a sus playas cada temporada es clave. Y los vaivenes de la economía local suelen afectar ese flujo habitual. Sin embargo, estiman que este año no habrá una disminución muy importante y que lograrán mantener los mismos niveles que la temporada anterior, tal como explicaron fuentes del ente de turismo brasileño.

Estrategia del presidente Bolsonaro

El presidente Jair Bolsonaro acaba de transformar al Embratur en la Agencia Brasileña para la Promoción del Turismo Internacional y decidió que multiplicará por 5 su presupuesto anual de 49 millones de reales con el objetivo de alcanzar los 12 millones de visitantes extranjeros -el doble que el actual- para 2022. La agencia contará con un presupuesto de alrededor de USD 150 millones. Por lo tanto, se podrían impulsar nuevas medidas y promociones para atraer a los argentinos.

Desde el organismo, destacaron que tanto el gobierno como los comerciantes brasileños entendieron que necesitaban bajar los precios para no perder competitividad para atraer a los turistas argentinos.

Además, señalaron que disminuyó el costo de los pasajes aéreos gracias a las medidas para estimular la competencia en el sector aerocomercial (las low cost, por ejemplo, están eximidas de la vieja exigencia de contar con un socio local para operar en Brasil). Los pasajes aéreos, según destacaron, bajaron un 17% entre enero y septiembre de 2019, según la Encuesta Mensual de Comercio que elabora el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Precios de referencia

Florianópolis encabeza el ranking de destinos brasileños elegidos por los argentinos: cada año llegan unos 200.000. Y muchas de las tarifas de los alojamientos se adaptaron a la devaluación del peso argentino. En Canasvieiras se puede encontrar un alojamiento estándar para cuatro personas por unos 200 reales ($2.800) diarios. En playas como Ingleses, hay hoteles con tarifas desde los 180 reales ($2.520) por pareja.

Según la Prefectura de Florianópolis, una porción de papas fritas sale entre 15 y 25 reales ($210 y $350); una cerveza en la playa, cuesta entre 6 y 15 reales ($84 y $210), dependiendo del lugar; una porción de rabas, entre 40 y 60 reales ($560 y $840) y una bandeja de camarones para dos personas, entre 45 a 70 reales ($630 y 980 pesos).

Río de Janeiro es la segunda ciudad brasileña elegida por los argentinos. Esta temporada, un galeto (pollo) con tres acompañamientos (arroz, farofa y papas) y bebidas sale unos 100 reales ($1.400) y comen hasta tres personas. En Ipanema, un coco en la playa cuesta unos 6 reales ($84); un pan de queso, un real ($14); una caipirinha, 15 reales ($210); los jugos de frutas, entre 12 y 15 reales ($168 y $210); y el típico queso a la parrilla, 7 reales (98 pesos).

Comentarios

Comentario

Translate »