Una nena de 12 años murió por comer una mandarina envenenada

Su hermano está internado y se encuentra estable.

Gran conmoción causó en la localidad de Mburucuyá, Corrientes, la muerte de una niña de 12 años, quien falleció antes de ingresar al hospital. El hermano de la nena, de 11 años, que también sufrió una descompensación, se encuentra evolucionando favorablemente en el nosocomio. En el avance de la investigación, se pudo conocer que los menores habrían ingerido frutas envenenadas.

Fuentes policiales informaron que la niña falleció de un paro cardiorespiratorio camino al hospital de Saladas. El fiscal en turno ordenó varias diligencias ya que la causa fue caratulada como muerte dudosa.
El hermano de la víctima contó a sus padres que ingresaron a una quinta donde hay plantaciones de mandarinas en la zona de Pago de Los Deseos, a unos 15 kilómetros de Saladas.

Aparentemente la menor ingirió una fruta rociada con algún pesticida y se descompensó minutos después al igual que su hermanito. Los dos fueron trasladados de urgencia al hospital, pero cuando llegaron ya era tarde. Los médicos de turno, intentaron reanimarla pero fue en vano.

Fuentes ligadas a la investigación informaron que ayer la Policía logró detectar el predio donde hay plantaciones de cítricos. Con una orden de allanamiento, recorrieron todo el lugar y lo requisaron en búsqueda de algún tipo de pesticida o veneno. Al cierre de esta edición se desconocía el resultado del operativo.

En tanto el cuerpo de la pequeña fue sometido a una autopsia médico legal con el fin de conocer en detalles las causas de su deceso. Luego sería entregado a sus familiares para su velatorio. (El Litoral)