Un accidente de avión en Rusia deja 70 muertos

Fue en la noche de ayer

Un avión de pasajeros con 71 personas a bordo se estrelló a las afueras de Moscú pocos minutos después de despegar sin que haya supervivientes. El aparato, un “An-148” de Saratov Airlines, desapareció de los radares cuatro minutos después de partir del aeropuerto de Domodédovo en la capital rusa, indicaron las autoridades, citadas por la agencia Tass. A bordo del avión había 65 pasajeros y seis miembros de la tripulación. El vuelo tenía como destino la ciudad de Orsk, en la frontera con Kazajstán y distante unos 1.500 kilómetros de Moscú.

Los investigadores señalaron un error humano, un problema técnico o malas condiciones meteorológicas. El ruido que produjo el accidente fue al parecer ensordecedor y la televisión rusa mostró imágenes de restos del aparato de distintos tamaños, algunos blancos y otros amarillos, hundidos en la nieve a lo largo de una amplia llanura. La región donde cayó está deshabitada. “El avión tiene que haber caído desde una gran altura”, comentó un periodista.

Unos 300 rescatistas se trasladaron a la zona del siniestro en el distrito de Ramenskoye, al sudeste de Moscú, hacia donde viajó también el ministro de Transportes, Maxim Sokolov. La búsqueda de restos proseguirá durante toda la noche pero ya se descarta toda posibilidad de encontrar sobrevivientes. Entre los pasajeros figuraban tres niños y tres extranjeros, con respecto a los cuales sólo transcendió que uno era de nacionalidad suiza.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó que se establezca una comisión especial de investigación. La fiscalía inició una investigación por posible violación de las normas de seguridad en la aviación, pero la Agencia Federal rusa de Transporte Aéreo confirmó que Saratov Airlines tiene un historial positivo a la hora de garantizar la seguridad de vuelos.

Por su parte, el Antonov 148 es la evolución de un modelo más veterano, el Antonov 74, un aparato estéticamente poco atractivo, que ganó mucho con las modificaciones realizadas en su modernización, incluida la situación de sus motores balo las alas en lugar de en la parte superior de los planos.

Solo se construyeron 39 de estos aviones, y uno de ellos fue comprado por la única aerolínea norcoreana, “Air Koryo”. En uno de los reportajes patrióticos de la agencia oficial de noticias norcoreana aparece el líder del país, Kim Jong-un, pilotando uno de estos aparatos.

La aerolínea fundada en 1994 ofrece vuelos nacionales e internacionales, según la agencia de noticias rusa “Tass”. El avión tenía ocho años y Saratov lo había comprado en 2017 a la línea aérea “low cost” Rossiya. El An-148 puede transportar hasta 85 personas y tiene un alcance de unos 4.000 kilómetros. Se trata de un aparato bimotor para vuelos regionales fabricado por la firma ucraniana Antonov.

Según el portal ruso “Sputnik”, se trata del segundo accidente con un avión de este tipo en Rusia. En 2011 se estrelló un An-148 con seis personas a bordo en un vuelo de prueba en la zona de Bélgorod. Según la investigación posterior, los pilotos volaron demasiado rápido y perdieron el control. Los accidentes aéreos parecen ser una constante en Rusia: desde 2010 hubo al menos cuatro siniestros graves de aparatos civiles con más de 240 muertos.