“Sólo el 3,7 de los hechos de inseguridad en el país fueron cometidos por menores”


El Gobierno ya tiene redactado el proyecto que dispone la baja de la edad de imputabilidad penal a 15 años y que busca que se apruebe en el mes de febrero, en sesiones extraordinarias. La iniciativa del nuevo régimen penal juvenil ya había sido anunciada en 2017 por el ministro de Justicia, Germán Garavano, e incluso ya había avanzado en la construcción de consensos con sectores de la oposición, como por ejemplo con el jefe de la bancada justicialista en el Senado, Miguel Pichetto, pero la coyuntura electoral obligó a postergar el debate.

El proyecto contempla que los delitos cometidos por adolescentes mayores de 15 y menores de 18 sean reprimidos con una pena máxima de 15 años. La iniciativa contempla un criterio de escalas por edad: a los 15 años, los adolescentes serán imputables únicamente por delitos considerados graves, como homicidios, violaciones, lesiones gravísimas, secuestros extorsivos y robos con armas de fuego. Entre los 16 y los 18 años, serán imputables siempre que no se trate de un delito cuya pena máxima de prisión sea igual o menor de tres años; y podrán ir a la cárcel cuando cometieran un hecho reprimido en el Código Penal con una pena máxima igual o mayor de diez años.

En el caso de los menores de 15 años (inimputables) que cometan delitos reprimidos con penas de hasta 10 años por el Código Penal, el proyecto contempla un programa de asistencia a través de la intervención de equipos interdisciplinarios (integrados por médicos, psicólogos, psicopedagogos, docentes, especialistas en adicciones y trabajadores sociales) para acompañar a los niños y evitar que desarrollen una carrera delictiva.

Verano 102 habló sobre el tema con Martín Moyano, director de Bahía Segura. Sus frases destacadas:

“La última estadística del Ministerio de Seguridad de la Nación dice que sólo el 3.7 de los hechos de inseguridad ocurridos en el país fueron cometidos por menores. Es una falacia que se los vincule a las problemáticas de seguridad”.

“En 2017 hubo 9 menores en conflicto con la ley penal en más de 3 mil hechos de inseguridad”.

“Se criminaliza demagógicamente y nos e trata el problema de fondo, el que de verdad nos tiene que preocupar, que es el de los menores en conflicto con la ley penal”.

“Toda persona que está en el sistema penal debe ser recuperado y reinsertado en la sociedad porque en algún momento va a salir y la reincidencia es un gran problema en el país. Esto es fundamental en menores porque todavía tienen toda su vida por delante”.

“La reforma penal juvenil busca transformar a los menores en sujetos de derecho. Se los responsabiliza, pasan por un proceso judicial y las sentencias son distintas a las de los mayores. La detención es tomada para los casos extremos y en lugares especializados. El problema es que los recursos para construir esos lugares nunca están, terminan volviendo a sus hogares y convirtiéndose en delincuentes reales”.

“Bahía avanzó muy bien al principio con la ley de responsabilidad penal juvenil y la de los derechos de niños, niñas y adolescentes que es la otra cara de este sistema. La infraestructura es la que no aparece. Los tribunales están, las asistentes sociales y los distintos organismos están. Desde que se quemó el Valentín Vergara que ni siquiera cumplía los parámetros de la ley no hubo otra opción”.

“La realidad es que los menores vinculados a problemas penales están siempre relacionados con adultos. Son los que llevan droga, investigan dónde hay que robar, quiénes están más o menos protegidas”.

“¿Cuántos políticos, empresarios, policías hay detenidos o sentenciados por estar vinculados a narcotráfico? ¿Cuántos delitos se evitarían sin esa connivencia? Pero se corta sólo por la primer etapa”.

“Hace unos años empiezan en diciembre a aumentar los hechos de inseguridad que comienzan a bajar en febrero. En los primeros 10 días del año hemos tenido seis robos muy graves”.

Comentarios

Comentario

Translate »