Puma debe esperar: crece el escándalo Petrobras

Puma Energy (Grupo Trafigura) se prepara para ejecutar su compra a Pampa Energía del negocio de refinación y distribución de combustibles de la ex Petrobrás Argentina, pero el juez federal Claudio Bonadío ha trabado la venta de acciones de Petrobras Argentina a Pampa Energía que tenía la ANSeS.

Por US$ 90 millones Pampa Energía había vendido a Grupo Trafigura la red de Estaciones de Servicio, la refinería de Bahía Blanca, la planta de lubricantes en Avellaneda y la terminal de Caleta Paula.

En Brasil, la Justicia federal ha comenzado a investigar a Trafigura por sus operaciones con Petrobras, y en la Argentina el juez federal Claudio Bonadio trabó la venta de acciones de Petrobras a Pampa Energía que hizo la ANSeS (Administración Nacional de la Seguridad Social).

El proyecto de Puma era que en marzo Grupo Trafigura concretara la operación y en abril comenzara la reconversión de las estaciones de servicio y las otras operaciones, absorbiéndose la nómina de empleados, cuyo cronograma completo demandaría 18 meses.

Pero esa venta de ANSeS a Pampa de acciones que tenía el Fondo de Garantía de Seguridad, siempre estuvo bajo sospecha, a la vez que las otras acciones que Petrobras le vendió directamente a Pampa, con una actuación de la Comisión Nacional de Valores que Urgente24 denunció como irregular.

Según la web LPO, Bonadio podría procesar al ministro Luis Caputo (Finanzas) y a Emilio Basavilbaso (ANSeS).

En mayo de 2017, el juez federal había allanado el Ministerio de Finanzas, la ANSeS y la Comisión Nacional de Valores, que había aprobado la venta de las acciones que tenía el organismo previsional en Petrobras Argentina por US$ 156 millones, en la 1ra. venta de acciones del FGS.

En 2016, el FGS, que gestiona la ANSeS, le cedió el 11,85% de capital social que tenía en Petrobras Argentina, a Pampa Energía, del hoy macrista Marcelo Mindlin.

Luego, Pampa estaba obligado a lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) para los accionistas minoritarios.

El precio ofertado se realizó “bajo la par”, es decir que el valor de cotización fue menor que el valor nominal de la acción.

Caputo y Basavilbaso fueron imputados por el fiscal Jorge Di Lello, mientras se afirmaba que había presiones desde la Casa Rosada para detener la investigación que involucra también a Marcos Ayerra, el titular de la CNV.

Bonadio no parece dispuesto a aceptar esas presiones. (Urgente 24)