Procesaron a Paolo Rocca por la causa de los cuadernos

El juez federal Claudio Bonadio procesó este martes a Paolo Rocca, CEO de Techint, en la causa de los “cuadernos de las coimas”. En la misma resolución, el magistrado tomó la misma decisión contra el exjefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina y dictó la falta de mérito para el empresario cercano al presidente Mauricio Macri, Marcelo Mindlin (Pampa Energía).  Bonadio además amplió los procesamientos de exfuncionarios K Julio De Vido, José María Olazagasti, Roberto Baratta, Hernán Camilo Gómez y Nelson Lázarte.

Para el juez federal, se corroboró el pago de coimas por parte de la empresa Techint a exfuncionarios del kirchnerismo para solucionar la situación de la empresa Sidor en Venezuela. Por la misma razón está procesado Luis Betnaza, director de la compañía, a quien el propio Rocca responsabilizó por el pago de las coimas a los kirchneristas ya que él “no estaba al tanto”.

“Con referencia a esta imputación yo no estuve involucrado en los pagos a los cuales se me ha hecho referencia, ni lo autoricé ni estuve en conocimiento de los mismos hasta que surgieron en la prensa en las últimas semanas”, había declarado el CEO de Techint, que ahora quedó procesado por los delitos de asociación ilícita, pago de coimas y dádivas y se le trabó un embargo de 4 mil millones de pesos.

Sobre Abal Medina, tras dilatar la decisión, el juez lo procesó junto a su exsecretario privado Martín Larraburu, quien admitió haber recibido dinero de la recaudación ilegal. Mindlin quedó en una situación intermedia: el magistrado no encontró mérito para procesarlo ni sobreseerlo. Otras investigaciones. El procesamiento por pago de coimas en la causa surgida de los cuadernos del chofer Oscar Centeno no es el único frente judicial que enfrente el CEO de Techint.

En abril último, en un trabajo conjunto con L’Espresso, de Milán, y el sitio Poder360, de Brasil, este medio de la mano de la periodista Emilia Delfino destapó cómo la compañía movió millones de dólares en negro entre Suiza, Uruguay y Buenos Aires, en una causa impulsada por la justicia italiana. Además, el 4 de noviembre pasado, PERFIL  también reveló que el holding que dirige Rocca está en la mira de la División Criminal del Departamento de Justicia y de la Comisión de Valores con sede en Nueva York (Securities & Exchange Commission o SEC) que lo investiga por supuestas prácticas corruptas en el extranjero.

La ruta de las coimas de Techint quedó expuesta gracias al Lava Jato en Brasil y a una investigación de los fiscales de Milán, Italia. En Buenos Aires, el dinero se movía en bolsos, pero los billetes provendrían de cuentas bancarias en paraísos fiscales. Las sospechas de los fiscales italianos apuntan a coimas que también se pagaban en Brasil a gerentes de Petrobras para vender tubos y caños a la petrolera estatal por más de US$ 1.600 millones.

Italia envió a la Justicia argentina todos los movimientos de cuentas y los nombres de ejecutivos de Techint involucrados, pidió allanamientos y citaciones. La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) realizó la denuncia, pero el fiscal Eduardo Taiano y el juez Luis Rodríguez consideraron que no había pruebas suficientes. Un único gerente de Petrobras recibió entre 2009 y 2014 US$ 8,5 millones de sociedades offshore ligadas a Techint.

Parte del dinero de las coimas salía de Uruguay hacia cuentas en un banco en Suiza y se utilizaba para pagar coimas, por ejemplo, en Brasil. Todo a través de sociedades offshore con cuentas en bancos suizos. Por ejemplo, una sociedad del grupo (Fundiciones del Pacífico SA) nutría las cuentas de otras sociedades fantasma: Gabiao Investments Inc. (Panamá), Moonstone Inc. (Panamá) y Sociedad de Emprendimientos Siderúrgicos (Uruguay). Luego, estas sociedades pagaban “servicios” al gerente de Petrobras.

Las cuentas bancarias de estas empresas en Suiza estaban manejadas por integrantes de Techint. De acuerdo con los documentos bancarios, las personas con poderes sobre las cuentas de Fundiciones del Pacífico SA y Emprendimientos Siderúrgicos eran, al menos hasta fines de 2015, los argentinos Héctor Alberto Zabaleta (director de Administración de Techint), Fernando Segundo Prado (abogado de Techint), Carlos Enrique Rodríguez (abogado de Techint) y el italiano Umberto Bocchini (ejecutivo de Techint). Enrico Fabián Repetto Mariño, uruguayo, vicepresidente en 2011 de TecPetrol, la división petrolera de Techint, controlaba además a las otras dos sociedades intermediarias de los pagos, Gabiao Investments Inc. y Moonstone Inc. Los pagos eran ejecutados por tres colaboradores de Techint en Suiza. Ana María Giorgetti es una de ellas.

Cuando fue interrogada en Milán dijo que las órdenes de pagos las recibía de Zabaleta. Giorgetti aseguró que todos los pagos que hizo para el gerente de Petrobras fueron por orden de Zabaleta por teléfono o por mail. Todo se manejaba desde Buenos Aires, agregó la mujer.

En tanto, la causa que tramita en EEUU investiga al grupo Techint por el pago de sobornos en Argentina y Brasil, y fue posible iniciarla dado que su principal compañía, Tenaris, cotiza en la bolsa de comercio de Wall Street y por lo tanto tiene jurisdicción para hacerlo. La División Criminal del Departamento de Justicia y de la Comisión de Valores con sede en Nueva York (SEC) monitorea que las empresas cumplan con la Ley contra Prácticas Corruptas en el Extranjero (Foreign Corrupt Practices Act). Los funcionarios estadounidenses a cargo de la investigación aprovecharon una visita oficial a la Argentina para presentarse en los tribunales federales la penúltima semana de octubre. Fueron en busca de las pruebas contra Techint en tres expedientes que tramitan en Comodoro Py.

El grupo enfrenta tres causas en el país: una por ordenar coimas a un exgerente de Petrobras en Brasil; otra por coimas a ex funcionarios brasileños en otra obra en dicho país; y la de los cuadernos de la corrupción. Si bien la justicia local no demostró ningún avance significativo, los miembros del Departamento de Justicia y la SEC mantienen diálogo con los fiscales de Milán, que avanzan contra Techint por estos mismos casos. En Italia, los investigadores ya tienen detectadas las cuentas bancarias suizas que el holding utilizó para pagar sobornos.

Saben además quién ejecutaba los pagos y cómo montaron una red de sociedades fantasma para mover el dinero entre 2009 y 2014. Esta no es la primera vez que están en la mira de la SEC por sobornos. En 2011, Tenaris admitió haber pagado coimas en Uzbekistán, en el mar Caspio, y debió pagar US$ 8,9 millones al gobierno de los Estados Unidos para cerrar el caso y continuar operando en la bolsa. La cifra incluía la devolución de ganancias de los contratos, con intereses, y una multa por haber sobornado a funcionarios extranjeros. (Perfil)

Translate »