Los grupos que el Gobierno incluirá en la lista de terroristas

A 25 años del atentado en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), el Gobierno lanzó el Registro Público de Personas y Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento(Repet). Allí inscribe al Hezbollah -«Partido de Dios»- por su presunta responsabilidad en el ataque de la calle Pasteur 633 y el de la Embajada de Israel en Buenos Aires. Pero detrás de este decreto 489/2019 se esconde un juego de poder internacional entre Estados Unidos, Israel, Líbano, Irán y Rusia en el que el presidente Mauricio Macri decidió alinearse con los países occidentales. Y que tal vez replique en el Mercosur.

La pelea entre Estados Unidos y Rusia es histórica. Esa disputa, por ejemplo, se observa en el tratamiento al Hezbollah: el primero incluyó en 1997 al brazo armado del «Partido de Dios» en la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, en inglés, creada por el expresidente Bill Clinton), pero el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) no puede hacerlo porque Rusia -miembro permanente-, blinda al grupo chiíta que gobierna Libano apoyado además por Irán.

A partir del decreto 489/2019, firmado el miércoles por Macri, las autoridades incluyen al Hezbollah en el registro de entidades vinculadas al terrorismo por su supuesta autoría material de los atentados en la embajada y la AMIA.

Se trata del Clan Barakat. Los investigadores descubrieron vínculos de esta familia libanesa asentada en la triple frontera con algunos de los acusados. Como reveló este medio, su líder, Assad Ahmad Barakathabló 16 veces por teléfono con Samuel Salman El Reda entre octubre de 1993 y junio de 1994, es decir, después del primer atentado y antes del segundo. «El Reda», identidad falsa de uno de los presuntos autores ideológicos, escapó de la Argentina el mismo día de la voladura de la AMIA.

Pero no solo eso: TN.com.ar también publicó en octubre de 2018 los documentos que demostraron que Assad le envió US$ 50.000 en 1999 desde su cuenta en el Banco Integración SA -con sede en Ciudad del Este- a la cuenta de Khalil Saleh en el Byblos Bank -de Ghobery-. Saleh se encargaba de hacer llegar esos fondos a la «Organización del mártir» que ayudaba a los huérfanos de Hezbollah. Hamzie Ahmad Barakat, hermano de Assad, también le giró US$ 45.000 a Saleh.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos incluyó en 2004 en la lista negra de la OFAC a Barakat y las empresas Casa Apolo, Galería Page (Ciudad del Este, Paraguay) y Barakat Importadora Exportadora Limitada (de Iquique, Chile). Este año sumó al jefe del Hezbollah, Hassan Nasrallah, porque el brazo armado del «Partido de Dios» entrenó a las fuerzas del Gobierno de Siria para «reprimir violentamente a la población civil».

Fuente: TN

Comentarios

Comentario

Translate »