La vasectomía tiene escasa demanda

Las intervenciones que solicitan los hombres son insignificantes en comparación con la ligadura de trompas de las mujeres

En el contexto del debate por el derecho al aborto hay un tema que se plantea de forma recurrente y es el de la anticoncepción. Quienes están en contra de la despenalización sostienen, entre otros argumentos, que las mujeres deben cuidarse porque son las encargadas de prevenir embarazos no planificados. Así omiten referirse a que es un asunto de corresponsabilidad y que los varones también pueden hacerlo a través de la vasectomía.

Esta cirugía tiene baja demanda. En lo que va del 2018 se practicaron diez en el hospital Heller, la maternidad pública más grande de la capital. El año pasado apenas se realizaron cuatro vasectomías. La cifra es inferior si se la compara con la ligadura de trompas –hubo 25 en los dos primeros meses del año– un método irreversible para las mujeres.

“La anticoncepción es una responsabilidad compartida. Yo creo que tiene mucho que ver con las diferencias de género que hay desde hace mucho tiempo y por cuestiones mal entendidas que todo recae sobre la mujer porque es la que lleva el embarazo, y no es así, porque la mujer puede ser madre como no, y el hombre puede ser padre como no”, aseguró Elizabeth Puentes, jefa del centro obstétrico del hospital. Agregó: “Los varones tienen como un cuco con la vasectomía: van a seguir disfrutando de sus relaciones sexuales como siempre, pero sin tener hijos y eso es lo que tienen que tener claro.”

La ley de educación sexual integral, sancionada en 2016, no implica que en las escuelas se brinde exclusivamente información sobre métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual, sino también que obliga a abordar los noviazgos violentos, la diversidad sexual o los embarazos adolescentes, que en el caso del Heller, son de magnitud.

En 2017 hubo 1187 partos en el hospital. El 53%, la mitad de ellos, fueron de mujeres menores de 24 años, de las cuales el 65% ya había tenido un evento obstétrico (parto, cesárea o aborto). El 19% del total de nacimientos fue de chicas menores de 19 años, lo que para la Organización Mundial de la Salud se considera embarazo adolescente, indicó la médica tocoginecóloga, Vanesa Rodríguez. Explicó que “a nivel nacional ronda el 16%, nosotros superamos la media nacional.”

No sólo el Heller está por encima de esta cifra, sino que el 30% de estas pacientes ya habían tenido un evento, lo que significa que hay chicas en Neuquén que antes de concluir el secundario tienen más de un hijo. La profesional manifestó que de acuerdo a su experiencia el 80% de los embarazos que asiste son no planeados.

“Ahí está el gran interrogante ¿qué estamos haciendo mal?, ¿que nos falta hacer? Por que si tenemos un programa de salud sexual y reproductiva donde tenemos un abanico de posibilidades para la anticoncepción responsable ¿por qué tenemos a las adolescentes con un segundo hijo a los 19 años? La gran mayoría de nuestras chicas tienen apenas terminado el primario. Es importante trabajar con los chicos en el terreno, porque cuando nosotros los recibimos acá. Llegamos tarde”, dijo Puentes.

El Heller cuenta con un consultorio a demanda sobre anticoncepción. En 2017 hubo 12.697 consultas de chicas por temas de salud sexual y reproductiva en el hospital, lo cual habla de que están involucradas (ver aparte).

Otro aspecto central es la variación en el suministro de algunos anticonceptivos. Rodríguez señaló: “Tanto la medroxiprogesterona, que es el inyectable trimestral, como la mesigyna que es el mensual, a nosotros nos es muy dificultoso hacer la continuidad del método porque es muy discontinua la llegada. Hay meses donde no hay mesigyna, no por la poca demanda sino por la poca oferta que nosotras podemos darle a la paciente.” (Río Negro)

Translate »