Felipe Solá: «Bolsonaro le manda un abrazo al Presidente y espera verlo el 1 de marzo»

El canciller Felipe Solá le pidió en Brasilia al presidente Jair Bolsonaro, apoyo para la renegociación de la deuda argentina con el Fondo Monetario Internacional, mientras que el mandatario brasileño propuso la primera cumbre con el presidente Alberto Fernández para el 1 de marzo en Montevideo, durante la asunción del nuevo gobierno uruguayo.

El primer cara a cara oficial entre el gobierno de Fernández y Bolsonaro logró reducir las tensiones que se arrastraron durante todo el 2019 hasta la semana pasada; y Argentina obtuvo, al menos, el espacio para explicarle a su principal socio que no habrá salida de la recesión y aumento en el intercambio comercial hasta que no se encamine el tema de la deuda.

“Hay cosas que se entienden cuando uno está acá o cuando de acá van a la Argentina. Sí, han cambiado las cosas”, dijo Solá sobre el deshielo entre Buenos Aires y Brasilia, tras reunirse con Bolsonaro en el despacho presidencial del tercer piso del Palacio del Planalto, la sede de gobierno famosa por sus curvas de concreto y vidrio.

Ante una pregunta del portal Télam en la planta baja de la sede gubernamental, Solá contó: “Bolsonaro le manda un abrazo al Presidente y espera verlo el 1 de marzo» y reveló que se sorprendió con la fecha propuesta.

Ese día asumirá en Uruguay el presidente electo Luis Lacalle Pou, pero el canciller explicó que ese mismo día el presidente Fernández deberá abrir las sesiones ordinarias del Congreso.

“Se podría hacer el discurso a la mañana y, a la tarde, ir a Uruguay a la asunción”, estimó el jefe del Palacio San Martín.

Solá encabezó la comitiva argentina más importante en mucho tiempo en Brasilia: estuvo reunido 50 minutos con Bolsonaro en el tercer piso del Planalto y, antes, con su equipo de trabajo mantuvo un encuentro con el canciller Ernesto Araújo, en el Palacio de Itamaraty, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

De las reuniones participaron también el embajador designado, Daniel Scioli, y el ministro de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; mientras que -por Brasil- estuvieron el vicecanciller Pablo Tettamanti, el jefe de gabinete de cancillería, Guillermo Chaves, Jorge Neme, y la subsecretaria de asuntos del Mercosur, Carmen Squeff.

El primer mensaje argentino fue dicho ante Araújo y luego repetido ante Bolsonaro. A ambos, Solá les explicó el tema de la deuda, sobre todo la adquirida ante el FMI desde 2018, una situación “heredada” del gobierno de Mauricio Macri, candidato derrotado apoyado enfáticamente por Bolsonaro durante 2019.

“Le hemos pedido apoyo en la negociación con el FMI, entendió bien y supongo que lo hablará con su equipo. Bolsonaro escuchó con atención, no le pedí una respuesta inmediata”, dijo sobre el tema de la deuda.

Fue más enfático al realizar la declaración a la prensa en la cancillería, al lado del canciller Araújo: “Les pedimos a Brasil que nos apoye en la manera que puedan en el FMI porque (la deuda) es el primer paso de una escalera, porque en caso de un buen acuerdo pedimos tiempo para crecer y para pagar. No caeremos en default”.

Solá hizo hincapié en que la recuperación argentina de la recesión actual depende de esos acuerdos, una situación clave para que Brasil pueda recuperar el nivel de sus exportaciones a Argentina, su principal socio regional, luego de que esas operaciones en 2019 cayeron casi el 35% respecto a 2018.

«El futuro de Argentina necesita de esta negociación y nos condiciona al momento de pensar en el futuro. Esto ha influido para no tener una ratificación inmediata del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur”, dijo Solá. (Telám)

Comentarios

Comentario

Translate »