“En Japón tenemos más de 700 universidades”

Ingresan a las facultades casi el 60 por ciento de los jóvenes tras un examen

La profesora Chizuru Ushida cuenta que es la primera vez que visita el país. Forma parte del staff de importantes docentes de la universidad Nanzan de Japón y es especialista en educación.

Como miembro del departamento de estudios hispanos y latinoamericanos fue invitada por la embajada de Japón en la Argentina para hablar sobre cómo funciona el sistema educativo en la gran nación de Oriente, y afianzar el desarrollo de sistemas de cooperación e intercambio entre altas casas de estudios de ambos países.

El diálogo de la especialista se da precisamente, luego de compartir un encuentro con docentes y directivos de la Universidad de 3 de febrero (UNTREF) en la sede del rectorado.
Siempre con una sonrisa y en un perfecto español -que expresa estudió y enseña porque le gustó el número de países donde se hablaba y quería tener “más amigos en el mundo”- Ushida comienza la charla con un dato que impresiona: Japón cuenta hoy con un total de 777 universidades distribuidas por todo el territorio.

“Antes de la Segunda Guerra Mundial existían solo 49 universidades. Pero hoy en día tenemos 777 universidades. Antes la educación era para una elite, solo el 5 por ciento de los jóvenes podía ingresar a la universidad. Ahora 56,8 por ciento de los jóvenes que se gradúan de la escuela secundaria superior ingresan a la universidad. La mayoría de los jóvenes tiene acceso a la educación superior en Japón. Atrás de ese fenómeno está el nivel económico del país. Se ha desarrollado y la clase media ha crecido, entonces hay más familias que pueden mandar a sus hijos a las universidades. También hay una política del gobierno de que los jóvenes tengan más opciones. Se facilitó a partir de los años 80 la posibilidad para abrir una universidad”.

– ¿Hay universidades del estado japonés y privadas?

– 86 de las 777 universidades son nacionales. Y luego 600 universidades son privadas. El resto son públicas, administradas por el gobierno local o provincial

– ¿Y son todas aranceladas?

– Sí, estudiar en las universidades nacionales sigue siendo más económico, comparado con las privadas. Pero se paga unos 5 mil dólares anuales para las estatales, unos 7 mil para las privadas, y quienes estudian ciencias naturales deben pagar más porque se necesita más inversión en elementos de estudio. En las universidades nacionales estando en una u otra igual en general paga casi lo mismo

– ¿Y ese es un precio que suelen poder pagar las familias?

 Sí, hay más familias hoy que pueden apoyar a los hijos económicamente. Ya no hay tanta brecha económica entre las familias ricas y con menos recursos, entonces pueden enviar a los chicos a las universidades. Existe el concepto de que una de las responsabilidades familiares es ofrecer hasta el nivel de la educación terciaria a sus hijos. Los padres sienten que deben cumplir que sus hijos terminen una carrera universitaria.

EL INGRESO

– ¿Hay examen de ingreso a las universidades?

– Sí, y como hay muchas universidades hay mucha variedad en el nivel de examen de ingreso. Pero si se quiere entrar a las universidades con más reputación hay más competencia, sobre todo se considera que las universidades nacionales son superiores a las de universidades privadas, excepto algunas privadas destacadas. Entonces primero se toma un examen común a nivel nacional, esa es la primera fase para competir. Y luego viene una segunda fase que la universidad toma para seleccionar a los estudiantes. El ministerio de educación ofrece ese examen y los que quieren entrar en las universidades nacionales deben hacerlo. También quienes quieran entrar a la universidad privada pueden usar el resultado, la calificación de ese examen como opción. Las universidades privadas además ofrecen varias formas de ingreso. Uno puede entrar por el resultado de las calificaciones de sus escuelas secundarias pero con la carta de recomendación de su director. En este tipo de ingresos los estudiantes solamente se presentan en la entrevista y así se selecciona, pero generalmente hay que hacer un examen escrito.

– ¿Hacia donde se dirige la educación en su país? ¿Cuáles son las carreras que más están buscando los jóvenes?

– Donde más jóvenes estudian hoy es en las facultades de ciencias sociales. Y luego viene la ingeniería. El gobierno japonés promociona que las universidades sean más internacionales. En ese punto se están organizando varios programas para poder atraer más a los estudiantes extranjeros, para que los estudiantes japoneses puedan aprender sobre diferentes culturas y tener nuevos amigos de otros países. También para que las universidades sean más potentes internacionalmente y más abiertas al mundo.

– En parte esto tiene que ver con su presencia aquí

– Claro. El ministerio de educación de Japón lanzó un programa para invitar a los estudiantes latinoamericanos a Japón. Hubo una convocatoria para los proyectos y se seleccionaron 8 a nivel nacional y a través de estos proyectos se promueve el intercambio entre América Latina y Japón.

ESTUDIOS GRATUITOS

– ¿Cómo se organizan las escuelas primarias y secundarias?

– El 99 por ciento de los niños van a las escuelas públicas primarias, y en secundarias un 93 por ciento van a escuelas públicas. En definitiva casi todos los alumnos van a la escuela pública. Hay 9 años de escolaridad obligatoria donde es casi todo gratis, de 6 a 15 años. Los libros se distribuyen por parte del gobierno. Son 6 años de la educación primaria y 3 de la secundaria, y luego 3 de la secundaria superior. Empiezan a los 6 años e ingresan a los 18 años a la universidad.

– Se ha trabajado bien en la educación desde chicos ¿Cómo se implementó?

– A mi me sorprende los textos de libros que se usan en escuelas de otros países, son muy gruesos. En Japón son más delgados, pero muy completos. En las clases los niños pueden añadir conocimientos, el texto es compacto.

– ¿Y utilizan la tecnología en clase?

– Sí, está muy de moda y hay algunos gobiernos locales que distribuyen tablets a las escuelas públicas para que tengan acceso en sus propias escuelas a la informática, aunque no tengan en sus casas.

CALIDAD PUBLICA

– ¿Ha conocido de Latinoamérica y Argentina como es la educación? ¿Qué le ha llamado la atención?

– Me ha llamado la atención la calidad que tienen las escuelas privadas. Más bien no entiendo por qué las escuelas públicas no pueden funcionar cómo deberían de funcionar. Porque si son públicas tienen que ofrecer una buena educación para todos. Pero a veces se dice que la calidad no es tan adecuada como las escuelas privadas, y los padres prefieren enviarlos a las privadas. Ese fenómeno es al contrario de lo que pasa en Japón. En mi país se tiene más confianza en la escuela pública, y los padres ven como algo natural mandar a sus hijos a la escuela que queda más cerca de su casa. Nunca desconfían del nivel y la calidad de las escuelas.

– ¿Cuántas horas por día los chicos van al colegio?

– Depende del grado. Los menores, niños de primero a tercer grado van unas cuatro horas diarias. Y ya entrando en los grados mayores pasan a unas 6 o 7 horas. Por lo general van desde las 8 y 30 a las 15 y 30. Después de las clases las escuelas ofrecen la posibilidad de asistir a los clubes. Hay clubes culturales, deportivos y los niños quedan entonces hasta las 17 o 17 y 30

– ¿Estos clubes también los brinda el estado en forma gratuita?

– Sí, y los maestros cuidan a los niños

– ¿Y que pasa con las escuelas secundarias?

– Ya es más fuerte la actividad. Hay varias actividades extracurriculares más importantes, sobre todo en las zonas rurales esta práctica está más marcada. Casi todos los alumnos participan de los clubes deportivos. Y también mucho de los clubes culturales, como de música, y de la lectura.

– ¿Las escuelas secundarias tienen diferentes orientaciones?

– Ya entrando en las escuelas secundarias superiores se varía. Hay cursos vocacionales para orientarlos. Hay cursos que se enfocan más en el comercio, y ahí los alumnos pueden aprender más sobre computación y administración de empresas. Luego tenemos la tecnología más bien para la ingeniería, formar más a los técnicos

EXAMEN PARA EJERCER

– ¿Las escuelas se asignan como ocurre por ejemplo en la ciudad de Buenos Aires de acuerdo a proximidad?

– Sí, como distrito escolar. Cuando vive en un barrio si existe una escuela primaria los niños van allí. Y aunque esté en una zona rural la calidad de la escuela no cambia. Los maestros son calificados por el nivel nacional y local. El gobierno selecciona, los maestros cuando se reciben de la universidad reciben sus credenciales. Pero para conseguir un puesto en las escuelas deben pasar un examen oficial aparte, y ahí ya son calificados

– ¿Para ser maestro hay que tener un título universitario? ¿Y después dar un examen entonces en la escuela donde quiere ingresar?

– Sí, En el caso de las escuelas privadas independientemente del gobierno, se organizan, preparan un examen y se selecciona a los maestros. Pero si quieren ser maestros de escuelas estatales el gobierno local o provincial ofrece los exámenes y selecciona a los docentes, entonces la calidad de los maestros está bien balanceada. Y si un maestro empieza a trabajar en una zona de una escuela rural en unos cinco o seis años se lo cambia a otra escuela, nunca permanece en la misma todo el tiempo. Entonces de una escuela de la zona rural puede ir a una escuela de una zona urbana. De esa manera la calidad de los docentes se mantiene.

LA CAPACITACION

– ¿Para ser maestro cuantos años se debe estudiar?

– Son cuatro años para ser maestro primario, tiene que ir a una universidad especializada solamente para esa carrera. Pero para ser maestro de secundaria puede variar. Se puede entrar a una universidad con facultades de economía o leyes y estudiando esa carrera puede tomar también las clases necesarias para recibir la credencial de profesor.

– ¿Y que pasa con la capacitación docente?

– Cada ciertos años los docentes tienen que tomar un curso para renovar su credencial. Este sistema se ha introducido ya hace varios años. Por ejemplo un maestro de inglés tiene que ir a la universidad para tomar algunos cursos de capacitación y si no pasa el exámen tiene que reentrenarse. (La Prensa)