Emmanuel Macron, sobre los desmanes en París: “Los culpables de esta violencia no quieren ninguna reforma, sólo quieren el caos”

Emmanuel Macron lanzó este sábado una dura condena a los disturbios generados en París y otras ciudades en el marco de las multitudinarias protestas opositores de los denominados “chalecos amarillos”, señalando que “jamás aceptará la violencia” y prometiendo identificar a los responsable para llevarlos a la Justicia.

“Lo ocurrido hoy en París no tiene nada que ver con la expresión pacífica de un reclamo. Ninguna causa justifica que se ataquen las fuerzas del orden, que se roben los comercios, que edificios se incendien, que se amenacen a los transeúntes o se ensucie el Arco del Triunfo. Los culpables de esta violencia no quieren ninguna reforma, sólo quieren el caos”, declaró el presidente francés, en una conferencia de prensa como parte de las últimas actividades del G20.

Si bien señaló que siempre respetará las manifestaciones opositoras, advirtió: “No aceptaré jamás la violencia”.

Unas 75.000 personas participaron este sábado en las protestas de los “chalecos amarillos”, movimiento iniciado por un alza en el precio del combustible que implicó un encarecimiento del costo de vida, en el marco de las medidas de protección al medio ambiente. Se registraron más de 60 heridos y al menos 200 detenidos en todo el país.

El mandatario consideró que el movimiento está originado en “una expresión pacífica de una rabia legítima”, pero aseguró que lo ocurrido en esta jornada “no tiene nada que ver” con el reclamo inicial.

Posteriormente, aunque la prensa insistió en el tema en la conferencia de prensa, Macron señaló que no respondería más preguntas sobre las protestas.

Un G20 “exitoso”

El mandatario galo llegó a la cumbre como uno de los más férreos defensores del multilateralismo y con la intención de no dejar de incluir la lucha contra el cambio climático en la declaración final.

Sin embargo, Estados Unidos logró dejar asentada su disidencia en este tema. En lugar de mencionar a los países miembros del G20, el punto referido a las acciones ambientales hacen referencia a “los firmantes del Acuerdo de París”, pacto del que Donald Trump se retiró a poco de iniciar su gobierno.

En ese sentido, Macron mostró que tenía pocas esperanzas de lograr un cambio en la postura de la Casa Blanca. Según explicó, su prioridad fue mantener la postura de los otros participantes. “La línea roja era el apoyo de los 19 miembros, el G20 menos EEUU, al Acuerdo de París. Eso lo tenemos. No ha habido un retroceso”.

Al repasar otros acuerdos firmados en la declaración final, como el compromiso para una reforma de la OMC o entendimientos en materia energética, redondeó: “El G20 alcanzó las expectativas”.

Además, el mandatario fue consultado por el comentado encuentro que tuvo con el príncipe saudita, Mohammed bin Salman, una de las figuras más controversiales de la cumbre por su presunto rol en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Macron volvió a exigir que las investigaciones tengan credibilidad y reafirmó su compromiso de llegar a una solución política en la guerra en Yemen, un conflicto protagonizado por Arabia Saudita y los rebeldes hutíes.

Translate »