El trap, un nuevo fenómeno musical argentino

El trap, surgido al calor del reggaetón en Argentina, emergió de las riñas de gallos y las peleas de MCs, propias del rap, se instaló en Youtube, Spotify y Deezer, pegó en un publico juvenil y adolescente hasta sonar en cada celular, tablet o dispositivo digital y así llegar a las casas de los argentinos, dejando atrás por varios millones de escuchas a los taquilleros locales Abel Pintos, Lali Espósito y Tini Stoessel.

El trap surgió en Estados Unidos en los 90 y era una mezcla del hip hop con bases de la música electrónica y muchos de sus exponentes eran dealers que contaban la dura realidad de la clase baja blanca americana (american white trash).

En Argentina, el género se fusionó con el reggaetón, pero sus productores también venían de trabajar en la música electrónica, mientras que las voces surgieron de la escena del rap, pero su público es absolutamente transversal ya que incluye jóvenes de todos los estratos y sectores sociales.

Muchos de los representantes argentinos del género actúan en fiestas de aristocráticos colegios privados y luego se trasladan a boliches o discotecas donde se cruzan con representantes de la escena tropical

Nuevamente, la industria discográfica fue sorprendida por una movida y reaccionó como pudo: Sony Music puso todo en manos de Dante Spinetta que fundó el subsello Muta Records donde fichó a varios raperos y traperos como Fianru y Neo Pistea, mientras que el resto de los grandes busca jóvenes valores.

En el terreno de los productores, Federico Lauría, que trabajó con Axel, Airbag y organiza las visitas a Argentina, de Carlos Vives, Pablo Alborán, Maluma, Residente y J Balvin, se quedó con dos de las joyas al fichar para su escudería al cordobés Paulo Londra y al porteño Duki.

Londra, nacido y criado en Córdoba, recién este año ofrecerá shows grandes en la Capital Federal, pero su canal en Youtube asusta desde sus frioleras cifras: el video de la canción «Dimelo» ya va a trepar a los 30 millones de vistas, un número que desearían hasta U2 y Metallica.

El canal de Londra en Youtube tiene casi 3 millones de suscriptores, superando ampliamente a los de los grandes sellos como Sony Music, Universal, Warner y hasta el local Pop Art.

Londra comenzó trabajando con los productores locales Rama Bosch, Fim Records, CBArte Studios, pero hoy trabaja con los colombianos Ovy on the drums y Big Ligas y se da el lujo de rechazar una multinacional discográfica con la frase: «todavía vivo con mis padres y no quiero que les rompan las bolas».

Por su parte Duki es uno de los artistas argentinos más escuchados en plataformas digitales, con cinco temas dentro del Top 50 Argentina de Spotify; su último single «Si Te Sentís Sola» obtuvo millones de reproducciones en tan solo una semana.

La canción «No vendo Trap», que en una semana superó los 2 millones de views, hoy cuenta con 13 millones de reproducciones, mientras que «Hello Coto», por caso, llegó a 51 millones de reproducciones; «She don’t give a FO» ya suma más de 100 millones y «Rockstar» logró millones de reproducciones en tiempo récord.

Neo Pistea, el trapero recientemente fichado por Dante Spinetta para Muta Records, lanzó su tema «Messi» sobre el próximo Mundial y está por llegar a los 5 millones de vistas en Youtube.

Neo Pistea es de Merlo, municipio del tercer cordón del Conurbano bonaerense, era rapero y grafittero y grabó junto a Vasuras Crew, King Her, DozCrú y con su amigo Coqéé Flow.

El trap latino apoya sus patas en tres sitios, Puerto Rico, República Dominicana y Medellín, pero la movida argentina quiere agregarle una cuarta pata a la mesa y a eso apunta Londra que ya viajó a Medellín a grabar con los Piso 21 y trabajar con J Balvin y su productor Sky, dos de las más grandes figuras de la música latina actual.

(Telam)

-FF-

Comentarios

Comentario

Translate »