El príncipe Carlos va a lanzar una línea de moda sostenible con ortigas

El medio ambiente es un tema que preocupa sobremanera al príncipe Carlos de Inglaterra. El heredero al trono británico lucha contra el cambio climático y habla de ello activamente en foros y entregas de premios, además de poseer granjas en las que cultiva sus propias frutas y verduras ecológicas y tener un gran interés por los efectos generados por el calentamiento global. De ahí que su nueva aventura sorprenda pero, a su vez, tenga sentido: el primogénito de Isabel II va a lanzar una línea de moda sostenible.

Las prendas de ropa nacen de una colaboración con la firma británica Vin+Omi, especializada en moda sostenible y que en anteriores colecciones ha lanzado diseños con plástico. En este caso, las creaciones estarán hechas a partir de ortigas recogidas de Highgrove, la finca de Carlos de Inglaterra. Tal y como explica el diario británico The Guardian, el príncipe conoció a los diseñadores de la firma a partir de una reunión mantenida en mayo de 2018, poco antes de la boda de su hijo Enrique con Meghan Markle, con diseñadores británicos y en la que habló de sustentabilidad.

Según explica este medio, en aquella charla el príncipe Carlos trató de evitar la cuestión del enlace real, y al escuchar que se podían usar ortigas para confeccionar prendas él mismo le explicó al dúo Vin+Omi que en su finca había «montones». «En ese momento no lo pensamos demasiado», relatan ellos, pero poco después les llegó una invitación para visitar la finca, cosa que les sorprendió hasta el punto de resultarles «surrealista». «No formamos parte del establishment. Nuestros looks son del punk de los ochenta en Camden [Londres]. Vamos, que no somos Gucci ni nada de eso», cuentan. Sin embargo, el príncipe Carlos ha colaborado con el proyecto, mandando a los creadores «cartas de ánimo».

Vin (de nacionalidad británica) y Omi (nacido en Singapur) aceptaron la invitación, acudieron a la finca y hablaron con el jardinero real, quien les explicó que el reciclaje era fundamental allí. Después, reclutaron a un puñado de estudiantes para cosechar 3.000 de esas plantas de ortigas que les han servido para crear alrededor de una docena de prendas de ropa. La línea, que también tiene piezas de joyería, se presentará en el hotel Savoy el último día de la pasarela de Londres, que arranca a mediados de septiembre.

El lugar para la presentación no ha sido elegido al azar, precisamente los botones del hotel llevarán, a partir de la próxima primavera, uniformes creados de plástico reciclado por esta misma firma. Los diseñadores aseguran que las prendas no parecen lo que son. «Tiene una textura como aérea, para nada lo reconocerías como ortigas. Esa es la cuestión, crear una prenda totalmente contemporánea con un material que no sea desechable«, relatan al Guardian.

«Se percibe que las ortigas no tienen valor. Por suerte, eso reta al modo en el que pensamos la moda. Son un recurso natural en este país. Queremos que la gente empiece a pensar en cómo la moda puede funcionar con lo que el medio ambiente puede ofrecernos, más que forzarlo de una forma dañina». El dúo lleva trabajando en la moda sostenible desde hace 15 años («nos llamaban hippies») y han vestido a rostros conocidos como Kate Moss o Michelle Obama. Ahora falta ver si esas prendas modernas, aéreas y con toques punk no solo son hechas sino también vestidas por la realeza.

Comentarios

Comentario

Translate »