El inspector municipal “héroe”: detuvo el tránsito, corrió y atrapó a un ladrón

Un caso de “justicia por mano” propia en la avenida Chacabuco. Motochorros le robaron un bolso a una mujer, pero entre un empleado municipal y otros transeúntes los pararon y los detuvieron. Los delincuentes están presos. Se llama Lucas Bruno.

Eran las 11 de la mañana. La avenida Chacabuco era un mundo de gente que bajaba por la arteria; algunos en sus automóviles, otros caminando. El centro de Córdoba capital, a esa hora, siempre es un hervidero.

De pronto, una moto trepó la vereda sobre la mano izquierda de Chacabuco. El vehículo tenía dos personas a bordo. Uno de ellos descendió y, rápido, encaró a una mujer, que no advirtió la situación.

El delincuente fue directo al bolso. Era un ladrón decidido que, rápidamente, logró el robo y volvió a la moto.

La víctima cayó al suelo, a metros de la calle San Jerónimo. Los ladrones encararon en contramano por la vereda, con la intención de retomar Chacabuco y escapar hacia el norte, con destino quizá a la costanera.La situación conmocionó a los que pasaban, que comenzaron a gritar y advertir sobre lo sucedido. “¡Policía, policía!”, eran los gritos de la gente.

Inspector

Fue entonces que Lucas Bruno, inspector municipal desde hace 11 años, que controlaba el tránsito en las intersecciones de ambas calles, y que nada tenía que ver con lo que acababa de ocurrir, entró en acción.

Los testigos cuentan que el inspector rápidamente hizo sonar el silbato para avisar a los autos que bajaban por la avenida Chacabuco. Y se metió entre los vehículos… de frente.

El inspector logró que esos cientos se dieran cuenta de que, desde atrás, venían dos “motochorros”. Tanto que varios automovilistas (había un par de taxis) movieron sus coches para intentar interceptar a la moto que buscaba una salida.

Uno de los autos lo logró. La moto no pudo esquivarlo en la huida y lo chocó. Por el impacto, ambos ladrones cayeron al piso. Uno de ellos emprendió una corrida hacia adelante. Pero no llegó muy lejos.

Bruno no se desentendió de la situación. ¿Qué hizo? Lo corrió, lo interceptó y, como un rugbier que hace un tackle, lo atrapó en el aire. El movimiento los tiró al piso a los dos, y allí, dejó atrapado con sus manos al delincuente.

Enseguida, varias personas se acercaron y comenzaron a agredir al ladrón.

A pocos metros, el otro “motochorro” sufrió la misma suerte. Ciudadanos que estaban allí tomaron la misma decisión que el inspector: atraparon al delincuente y también lo agredieron.

Otra mujer, parada en el medio de la calle, pedía por favor que esperaran a la Policía. Que no le pegaran más a los ladrones. Una mujer que hacía varios minutos que estaba parada en el mismo lugar.

Pasaron varios minutos hasta que llegó la Policía. Enseguida, la zona se llenó de efectivos que detuvieron a los ladrones. Se los llevaron presos.

“Me nació eso”

Bruno habló con Radio Mitre. “Es lo que me nació en el momento. La verdad fue todo muy rápido”, dijo Lucas. “Uno no lo piensa en frío, suena medio atolondrado Vi la situación y me nació eso”, contó.

“La gente ayudó. Fue una acción de la gente”, aclaró.

¿Y el bolso? “Lo curioso es que nunca más apareció la damnificada y mucho menos el bolso. Quiero imaginar que en el tumulto encontró el bolso y se lo llevó. Pero no sé…”, reveló Bruno. (La Voz)

Translate »