¿Cuánto sale armar la canasta navideña?

Los productos de la canasta navideña llegaron a las góndolas con los precios bastantes altos, incluso superando doblemente el valor de hace 12 meses.

Según un relevamiento del medio Clarín en seis cadenas de hipermercados de la ciudad de Buenos Aires sobre 57 artículos típicos de la cena de Navidad llegó a un promedio de 66% más caro que un año atrás. Es el salto más grande para la canasta en 16 años, ya que en 2016 las subas rondaron el 46% y en 2017 un 27%.

Esta vez, por lejos, los productos que más empujaron el promedio fueron los panificados y las confituras de la sobremesa, con incrementos en el orden del 80% interanual.

Por ejemplo, el pan dulce Noel, hace un año a $ 72,70, ronda hoy los $ 155,30 (114% más). Con 500 gramos, el de Bagley pasó de $ 130,70 a $ 268,20 (105%), el Arcor se fue de $ 115,80 a $ 230,75 (99%), el Canale sin frutas de $ 146,50 a $ 255 (74%) y el de esa marca con capa almendrada -de 700 gramos- escaló de $ 257,30 a $ 413,50 (61%).

En turrones de maní, ahora se pagan $ 72,80 por uno Arcor de 120 gramos que hace un año salía $ 35,30 (106% de suba), mientras que uno Georgalos de 80 gramos pasó de $ 22,65 a $ 39,70 (75%) y el postre de maní Mantecol de cuarto kilo se disparó de $ 82,80 a $ 144,40 (74%).

Asimismo, en garrapiñadas y confites de maní, las subas detectadas oscilaron entre un 64% y un 108%, con paquetes de 80 gramos de una marca líder que en un año llegaron a saltar de $ 22,30 a $ 46,25. En budines, en tanto, se hallaron aumentos del 59 al 64%.

En Walmart, por su parte, fuentes destacaron que en cada rubro sigue habiendo un amplio rango de valores. “En garrapiñadas y confituras, hay opciones desde los $ 15 hasta los $ 150; en budines, de $ 35 a $ 120; y en pan dulce, desde los $ 70 a los $ 260”, contaron.

Si se compra en confiterías de barrio, sólo un pan dulce artesanal -que suele ser de 1 kilo- costará entre $ 1.000 y $ 1.400, contra $ 600 a $ 800 de un año atrás; las garrapiñadas de almendras, a $ 900 el kilo en 2018, se venderán a $ 2.000; y por un turrón de almendras o un postre de maní habrá que pagar ya no $ 150 sino unos $ 265, anticipó Néstor Reggiani, el presidente de la Cámara de Confiterías de la Ciudad.

“En pan dulce y confituras, el aumento será del 80 al 100%”, reconoció. Y explicó que la mayor causa, tanto en los industriales como en los artesanales, fue el gran encarecimiento de las materias primas, que son en buena parte importadas o tienen su precio muy dolarizado por ser commodities.

Según lo relevado, para el brindis, el mayor impacto estará en sidras y bebidas fizz, con alzas del 55% al 81%, mayores en promedio a las detectadas en espumantes (24% a 56%) y gaseosas (36% a 50%).

También habrá que hacer un especial esfuerzo para comprar ciertos ingredientes de entradas y postres como mayonesa (102% de suba anual), pollo (60%), tomate (245%), duraznos (99%), melones (94%) y bananas (111%), que siguen en torno a $ 115 el kilo. Por una lata de duraznos en almíbar de primera marca habrá que pagar $ 100 y por un kilo de helado artesanal, entre $ 570 y $ 730 en locales top.

La canasta de alimentos para la cena de fin de año para cinco personas costará alrededor de $ 2.500.

En los últimos días, las grandes cadenas de supermercado sacaron a la venta cajas navideñas que permiten comprar a menor precio un conjunto de productos típicos, siempre y cuando el cliente adquiera el combo completo.

Las más económicas, según el caso, valen entre $ 239 y $ 350, y traen 5 o 6 productos que suelen ser un pan dulce, una sidra y un budín, más confituras como garrapiñadas, turrones, postres de maní o confites de maní.

Considerando todas las cadenas, las cajas más baratas están entre 47% y 75% más caras que un año atrás, con una suba promedio del 57%. Entre las opciones intermedias y premium, en cambio, el aumento fue menor, con un promedio del 46%.

Con información de Clarín.

Comentarios

Comentario

Translate »