ARA San Juan: Piden que las familias comiencen a dejar los hoteles que paga la Armada

“Acá me quedo y de acá no me voy hasta que me traigan a mi hijo”, avisó una mujer.

Cuando critican, siempre diferencian entre el Gobierno y la Armada. Cargan responsabilidades sobre el poder político y se sienten más abrigados y contenidos por la fuerza naval, que desde hace más de dos semanas les da alojamiento, comida, transporte y atención integral a la mayoría de los familiares de los 44 tripulantes del submarino que vienen del interior.

Pero unos 40 de ellos, en medio de la congoja y angustia que genera la dramática vigilia, empiezan a advertir algunos límites. Ayer comentaron que a la madre de uno de los tripulantes le ofrecieron pasajes para que pasado mañana regrese a su casa, lo que rechazó. “Acá me quedo y de acá no me voy hasta que me traigan a mi hijo”, avisó la mujer, que está aquí con otros de sus hijos. Pidió que los pasajes se los den abiertos, sin fecha, para retornar a casa cuando ella decida.

Otra madre de un suboficial dijo que le comentaron que el hotel en el que están alojados a costo de la Armada -se reparten entre el Antártida y el Tierra del Fuego- tiene todas sus camas reservadas a partir del 15 para familias del personal de la fuerza que veranean en la ciudad. Entendió que para entonces deberán liberar las habitaciones. “Si es necesario dormiré en la puerta de la Base Naval”, afirmó, segura de no abandonar la ciudad hasta no saber dónde está su hijo.

Y la otra denuncia, también con pedido de reserva, fue por “recomendaciones” de jefes navales para que no hagan declaraciones a los medios o sean más cuidadosos. No es la primera vez que trasciende el dato. Y contrasta con el de otros familiares que citan al propio jefe de la Base Naval, contraalmirante Gabriel González. “Siempre nos ha dicho que hablemos con toda libertad”, resaltan. (La Nación)