Alberto Fernández está “incómodo” con Juan Grabois

En el búnker porteño de Alberto Fernández se hablaba de Juan Grabois hasta que el candidato presidencial del “Frente de Todos” mandó a aquietar los ánimos: “Nadie dice nada de eso públicamente ni le dice nada a él”, escucharon a modo de orden varios de los que revisaban los últimos reportes de prensa donde el dirigente volvía a ser noticia por una nueva protesta de la CTEP, la organización social que él dirige a nivel nacional, y que se focalizaba esta vez, en varios shoppings de la Capital.

Las andanzas de Grabois habían comenzado con la propuesta de una “reforma agraria” en la Argentina -que debería implementar el eventual futuro gobierno de Fernández-Fernández, siguió con una incómoda protesta piquetera sobre la Avenida 9 de Julio con un acampa incluido y continuó con el ingreso de la CTEP Capital en el Patio Bullrich y otros centros comerciales.

Alberto Fernández no quiere que nadie objete las declaraciones de ninguno en el amplio espacio que contiene el Frente de Todos y que la idea de un “discurso único” desaparezca como variable posible en su sector. “Juan es un anarquista, es inmanejable. Pero más allá de que habla con Alberto y con Cristina, es una expresión absolutamente minoritaria en nuestro espacio”, dijo un hombre de acceso directo a las oficinas de San Telmo del candidato presidencial.

En tanto, Juan Grabois dijo a los suyos que siente que hay una estrategia definida del Gobierno nacional para atribuirle hechos y dichos en los medios y en las redes sociales sobre el que después se montan “ministros nacionales, la prensa canalla e incluso algunos dirigentes del Frente de Todos para terminar magnificando situaciones”. Por eso, pidió a su entorno evaluar la manera de “evitar que me utilicen en el marco de una estrategia electoral para atacar al FdT y demonizar a los movimientos sociales”.

Por eso, Grabois promete llamarse a silencio e incluso, comenzó a analizar irse del país por un tiempo. Roma -cerca del Papa Francisco- o Brasil suenan como destinos amigables para el joven abogado creador del Frente Patria Grande.

Además, señala que habla con Alberto y con Cristina y que “los tres pensamos que me están usando” para atacar a la fórmula Fernández-Fernández.

Algo distinto se palpa en “México” y en el “Instituto Patria”, sedes del albertismo y del kirchnerismo, respectivamente. Según recabó Clarín, en ambas sedes peronistas el clima es de mal humor con el de la CTEP. “Es un delirio lo de protestar en shoppings o en countries”, rezongó un dirigente de máxima cercanía a Alberto F. ”No lo aplaudieron acá pero tampoco lo llamaron, Juan es grande y sabe lo que hace”, relativizan en el edificio de Rodríguez Peña 80, donde tienen oficinas Cristina y Máximo Kirchner

También molesta en la sede albertista que otros dirigentes se adjudiquen ser la referencia con los movimientos sociales, en demérito de Grabois. “Alberto no quiere quilombo en la calle y los muchachos que vienen acá, eso lo saben”, indican en “México” mientras miran de reojo al Movimiento Evita, fuerza donde el dirigente Emilio Pérsico también habló -pero con mayor prudencia- del asunto de una eventual reforma agraria.

Por otro lado, en el albertismo elogian a dirigentes cercanos a Grabois, como Ofelia Fernández y a Itaí Hagman, candidatos por Ciudad de Buenos Aires, quienes no se han sumado a dichos o marchas de la CTEP.

En tanto, Grabois contraatacó desde Twitter y facebook, diciendo que “no participé ni organicé” la marcha al Patio Bullrich y aseguró que “no seré funcionario del futuro gobierno de Alberto Fernández” y señaló que “intentaré correrme del lugar en el que me quieren ubicar, sin abandonar a miles de compañeros y compañeras que sienten que los expreso. Espero poder hacerlo”.

En ese espíritu, apareció la idea de marcharse de Argentina por algún tiempo. Algunos lo ubican en Roma -cerca del Papa Francisco, a quien varios aseguran verlo distante del piquetero- o en Brasil. Desde allí le llegó un video “reivindicatorio” de Joao Pedro Stedile, fundador del Movimiento Sin Tierra de Brasil, uno de los movimientos de izquierda más grandes de Latinoamérica, quien saluda en el tape la iniciativa de la reforma agraria, que Grabois planteó, despertando polémica pocos días atrás.

Mientras tanto, Grabois le dijo a los suyos que “con Alberto está todo más que bien”.

(Clarín)

Comentarios

Comentario

Translate »