Ahora van por Moyano, investigan pagos millonarios entre empresas del sindicalista y Camioneros

La justicia y el gobierno continúa investigando. 

Hugo Moyano acumula complicaciones en la Justicia. Al pedido de que se lo investigue por presuntas maniobras de lavado de dinero como presidente de Independiente se suma la reactivación de una causa por posible fraude en el gremio de Camioneros, que lidera junto a su hijo Pablo Moyano.

Investigarán si los Moyano usaron a Independiente para lavar dinero

De acuerdo a un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF), entre septiembre de 2010 y marzo de 2011 entraron fondos por $ 220.828.867,56 a una cuenta de la empresa Aconra Construcciones, que tiene a su principal accionista en Valeria Salerno. Se trata de la hija de Liliana Zulet, esposa de Moyano. O sea, la hijastra del sindicalista.

Los datos surgen de un informe que hizo el organismo antilavado por pedido del juez federal Claudio Bonadio, que investiga a Moyano por presunto fraude en el gremio por el reintegro de fondos de la obra social por remedios oncológicos con comprobantes falsos.

Apareció Hugo Moyano y le habló al Gobierno

La UIF analizó 26 cheques por $ 105 millones que fueron librados por el sindicato y firmados por Pablo Moyano. El informe advierte que esto “se habría mantenido hasta la actualidad” y que entre febrero y julio del año pasado habrían ingresado otros $ 113 millones a la misma cuenta de la empresa, fondos que en su 90% provendrían desde el gremio. Estos millonarios fondos resultan en más de $ 200 millones.

“Se entiende que personas allegadas a Hugo Moyano han constituido sociedades destinadas a prestar servicios casi con exclusividad a la obra social de Camioneros”, advirtió el informe que la UIF presentó ante la Justicia, y al que accedió Clarín.

La empresa Aconra tiene como presidente a Vicente Asorey, que es suegro de Salerno, hijastra de Moyano y segunda de la empresa. Mientras que el director de la compañía es Juan Manuel Noriega Zulet, también hijastro del sindicalista.

La UIF advirtió que la empresa registró “un notable incremento en su facturación” y sospecha que fue por los Moyano, ya que pasó de facturar menos de un millón de pesos en febrero de 2005 a $ 155 millones, tan solo seis años después.

No solo Aconra es la firma que está bajo sospecha de irregularidades sino ambién otras que pertenecen a allegados del sindicalista, como el taller textil Dixey SA, de Zulet, y la compañía de explotación de clínicas médicas IARAI SA, dirigida por Salerno. Ambas tiene fuertes vínculos comerciales con Camioneros.

Además Noriega Zulet integra Aconra, Dixey y fue empleado de Iarai SA e ingresó al blanqueo de capitales, al igual que Salerno, con $ 8.500.000 cada uno, de acuerdo al mismo informe.(TN)